Tip de Salud

Diferentes tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Sin embargo, es importante recordar que estos factores aumentan el riesgo en la persona, pero no siempre “causan” la enfermedad.  Muchas personas que tienen uno o más factores de riesgo nunca desarrollan un cáncer, mientras que otras que padecen esta enfermedad no tienen ningún factor de riesgo conocido. No obstante, es importante conocer acerca de estos factores de riesgo, de manera que puedan tomarse medidas apropiadas, tales como cambiar algún comportamiento que afecte la salud o someterse a controles minuciosos con el fin de detectar un posible cáncer. 

El riesgo de contraer la mayoría de los tipos de cáncer se puede reducir mediante cambios en el estilo de vida de la persona.

1. Deje de fumar.

Fumar es la primera causa prevenible de cáncer. El hábito de fumar se relaciona con muchos tipos diferentes de cáncer y, como mínimo, con un tercio de todas las muertes por cáncer. En el humo de los cigarrillos se han identificado más de 40 sustancias consideradas carcinógenos (causantes de cáncer). 

2.- Siga una dieta saludable.

La obesidad y el sobrepeso se han relacionado con el desarrollo de diversos cánceres, incluidos los de mama, colon y útero. El consumo de alimentos saludables en raciones más pequeñas puede contribuir a reducir los kilos de más o a mantener el peso dentro de unos límites saludables.
Consuma, como mínimo, 5 raciones de fruta y verduras al día. Limite el consumo de grasas saturadas a partir de la carne, de los productos lácteos enteros y de los alimentos procesados. Incluya alimentos ricos en fibra (pan y cereales integrales, fruta y verduras crudas).
Evite el consumo de alimentos procesados (p. ejemplo, carne asada, casi carbonizada, a la parrilla, carnes ahumadas, embutidos, entre otros), ya que pueden contener mayores niveles de carcinógenos.
3.- Consuma alcohol con moderación.

Se ha demostrado que el consumo excesivo de alcohol provoca cáncer de esófago y cánceres orales, y también se ha relacionado con el desarrollo de otros tipos de carcinoma.

4.- Evite la exposición a los rayos ultravioleta.

La exposición solar y el uso de máquinas de sol artificial para broncearse constituyen un factor de riesgo de cáncer de piel.
No se exponga al sol durante las horas de máxima radiación solar (10 de la mañana a 4 de la tarde).  Utilice filtros solares con un factor de protección solar menor a 15. Use ropa protectora.  Evite broncearse demasiado con el sol así como con máquinas de sol artificial
5.- Haga ejercicio cada día.

La inactividad física se ha relacionado con el desarrollo de diversos cánceres, incluidos los de colon y mama. El ejercicio practicado con regularidad reduce estos riesgos y confiere numerosos beneficios para la salud. Practique algún tipo de ejercicio con regularidad la mayoría de días de la semana durante, como mínimo, 30 minutos. Pueden ser útiles, incluso, pequeños esfuerzos para incrementar su actividad física diaria (en lugar de utilizar el ascensor, subir por las escaleras, estacionarse más lejos y caminar o dar largos paseos con sus amigos o su perro). 

6.- Conozca los riesgos profesionales y medioambientales.

En su domicilio o en el lugar de trabajo tenga plena conciencia de riesgos como la radiación (rayos X) y los de sustancias químicas. Los prospectos de seguridad de los materiales contienen información sobre carcinógenos y han de estar disponibles si trabaja con materiales peligrosos. Se han elaborado recomendaciones específicas con respecto a los exámenes para la detección temprana del cáncer de seno, próstata, colon y recto y cuello del útero, entre otros.

7.- Control de los Agentes Biológicos que causan Cáncer.

El control de los cánceres inducidos por agentes biológicos depende de que se combata la infección en cuestión. Las medidas esenciales incluyen educación para reducir al mínimo la transmisión de la infección, por ejemplo, enseñándoles a las personas que eviten el agua infectada, el comportamiento sexual arriesgado, el uso de drogas inyectables y compartir las jeringas y agujas y la micción y defecación en agua que será usada por otros. Las medidas ambientales, como la eliminación de huéspedes intermediarios de los parásitos, pueden ser valiosas para reducir la exposición humana. Los medicamentos antiparasitarios pueden tratar con éxito la infestación (y disminuir el riesgo de cáncer posterior), pero su empleo no es un sustituto de las medidas ambientales ni personales cuando es frecuente el riesgo de reinfestación. Las vacunas eficaces serían las armas más poderosas contra los virus que se estima causan hasta el 15% de todos los casos de cáncer.
Actualmente es posible sólo la vacunación contra el virus de la hepatitis B. La vacunación de los lactantes contra el VHB en las zonas de alta prevalencia es promovida por el Programa Ampliado de Inmunización de la OMS como un medio de prevenir la hepatitis crónica. El efecto de tal vacunación sobre la incidencia del cáncer hepático debe volverse evidente en unos 30 años.
La vacunación de los consumidores de drogas inyectables es otra medida eficaz para prevenir la propagación del VHB.

Ya se utilizan vacunas contra el virus del papiloma humano que causa el cáncer del cuello uterino.

Infórmate en: http://www.infocancer.org.mx/

botanicus

Armonía para tu cuerpo

http://www.botanicus.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s